domingo, 28 de abril de 2013

Mi historia




Hoy he decidido después de mucho tiempo a hacer público algo que sé que muchos ya sabeis. Algunos lo habréis vivido conmigo a mi lado apoyándome como podíais. Otros lo habréis oido por boca de otros porque me consta que es algo que se habló mucho en su momento por haber tantas personas implicadas. Y algunos otros os enteraréis ahora quizás porque no nos conozcamos tanto o por otras razones diversas.
No contaré la historia completa porque fueron muchas cosas las que pasaron. Pero si intentaré contar lo más importante. Las bases de todo para que las que podáis vivir algo parecido seáis capaces de encender las alarmas, de estar alerta y de ser conscientes de que aquí en este mundo de locos, tanto sl como otros virtuales y cibernéticos, no todo el mundo es sincero, no todos van con buenas intenciones y que podemos acabar de verdad heridos por algo que podría parecer más un juego que una realidad.
Yo en sl siempre tuve algunas relaciones. Mejores o peores, pero siempre me daban un poco de ilusión, una chispa que me gustaba como me hacía sentir. Pero siempre dejaba esas relaciones ahí, en ese mundo virtual. Pudiendo coger cariño y sentir, pero no para pasar a rl. Entonces un día apareció un chico saludándome por el blog donde colaboraba. Se presentó muy tímido. Joven, canario y muy agradable. Desde el principio mostró una gran admiraciòin por mi, como si fuera una especie de estrella. Alguien a quién tenía en un pedestal, como fuera de su alcance y yo me sentía halagada y divertida. Me enternecía ese chico tan adorable, tan tierno, tan romántico. Pero lo que de verdad me llamó la atención de él fue su amor por la música. Sus gustos musicales eran iguales que los mios. Nunca antes había coincidido tanto con alguien y que tuviera pasión por la música más que yo. Y con todo eso y su interés, las notas que me enviaba, todas las canciones que me dedicaba dejando entender que se sentía identificado con las letras e fue metiendo dentro de mi y me ilusioné. Y ahí empezó un caos, un sin fin de cosas sin sentido que cada día me iban desgastando más.
Todo en la vida de él era como estar en una telenovela, o una película de hollywood si lo preferís. Siempre había contratiempos, problemas. Algo con lo que él no podía entregarse del todo a mi, que muchas veces tenía que cancelar estar conmigo diciéndomelo a última hora o llegando tarde o simplemente no apareciendo. Se le iba la luz, se le apagaba el pc, no podía entrar a sl. También ponía de excusa a su familia. Unas personas que decía eran caprichosas y celosas y por ellas no podía estar conmigo para evitarse peleas con ellas.
Todas las chicas que conocía curiosamente estaban enamoradas de él. Obsesionadas con tener algo, encaprichadas, tanto que era mejor mantener lo nuestro en secreto porque asi nadié se metería por enmedio.
Y todo iba despacio, que le costaba mucho enamorarse pero que conmigo era todo tan intenso que no podía evitarme. Todo enmedio de mucha escenificación. Siempre como estar viviendo en una novela constante. Todo él era amor, era dulzura. Era además rico, y colaboraba en un orfanato donde a veces les regalaba camas y cosas parecidas y donde iba a ayudar en el comedor alguna que otra vez.
Ponía fotos en su msn de un chico rubio muy guapo que era supuestamente él. Luego una de ellas la encontré en el google. Por si a alguna aún le quedó la duda de si era o no. (Lo siento chicas, la vida es asi)
Y él seguía mes a mes diciéndo que me amaba, que no quería estar sin mi. Hasta que al final me decía que quería vivir conmigo, que quería que me fuera a su isla y me instalará con él. Que lo daría todo por mi, que era tanto lo que sentía, que quería hacer tantas cosas...
Intentamos quedar, con fecha incluida. En una semana había comprado ya los billetes
pero dos días antes del día tan esperado, de hablar y planear tantas cosas que queríamos hacer juntos, le surgió una cita con su trabajo donde le pedían documentación y si no era ese día no podía ser otro. Aún así me dijo que quedaríamos si o si y yo le creí. Pero pasaba el tiempo y seguía todo igual, seguía con su amor eterno, con sus canciones... Hablando con mis amigas de que estaba tan enamorado, que hasta le contaba a su madre de rl sobre mi y que no podía vivir sin mi pero sin demostras nada de verdad Un drama absoluto.
Y un día di un paso adelante, le dije que lo dejaba todo por estar con él, que estaba dispuesta y recibí silencio, distanciamiento. Le decía que pensaba y me decía que no sabía que decir. Y poco a poco se fue alejando. Casualmente le cancelarón la cuenta de sl así que solo tenía contacto con él por msn y luego por whatsapp. Le pedía llamarle por telefono pero siempre ponía excusas. Nunca, nunca le oí la voz, ni le vi por cam ni nada parecido.
Me contaba de conciertos que iba con sus amigos de rl y cuando le pedía fotos curiosamente solo había fotos del escenario, nunca de él ni de sus amistades. Y con esa frustración de ver cada vez más claro sus mentiras, su juego, más grande se hacía nuestra distancia. Hasta que un día apareció alguien por sl haciendose pasar por nuevo intentando averiguar sobre él y ahí ya no pude más.
Le enfrenté, le escribí una carta diciéndole como me sentía y pidiéndole la verdad. Él siguió defendiendo que era sincero,que era quién decía ser. Así que decidí no tener más contacto con él, Le borré del msn y borré su numero de telefono, (aunque lo sigo teniendo guardado en una note en sl por si acaso, no sé muy bien para que pero nunca se sabe).
Pasó un tiempo, casi un año, y iba recomponiendo mis pedazos, siguiendo adelante, aunque siempre con esa espina de no saber la verdad y una amiga me comenta que ha conocido a un chico en sl que le recuerda a él. Me dice su nombre, veo su perfil y claramente al ver a Guy Sebastian lo tengo claro. Es él, no hay duda. Como una especie de sexto sentido que me da la certeza que si.
Pocos días después se hace cada vez más evidente. Su personalidad, su música, sus gustos. Se crea un blog con la canción de Guy. Y un día, por casualidad en el que voy a un aviso me lo encuentro. Desaparece, sigo en la tienda y vuelve a aparcer. Intui que me había visto, se había ido con la esperanza de que cuando volviera ya no estaría. Y es él, su keko, su estilo, su skin, todo grita su nombre. Lo saludé y apartir de ahi con la excusa del blog volví a tenerle en la lista. Y volvió a empezar un tonteo. Yo con la idea de poder conseguir información sobre él, de ver si es capaz de serme sincero y decir pues si, soy yo, he querido volver, perdona por lo que te hice.
Cualquier cosa, pero en definitiva algo de verdad. Y no fue así. Acabó dando marcha atrás. Siguió con su juego con otras chicas, a saber cuantas. Y mi impotencia iba en aumento. Lo seguí dejando de lado todo intentando seguir adelante hasta que un día no pude más. Le dije todo lo que pensaba, hasta que él me borró y ignoró.
Espero que esto sirva como apoyo para las personas que estén pasando por algo parecido. Que sepan que no están solas, que nos pasa a muchos. Que saben como engañar, pero que para ellos no somos más que eso, un juego. No quieren, no aman, no adoran, no sienten, no compadecen. Les da igual todo.
Supliqué por una verdad que por el momento sé que no voy a tener. Así que me queda esa espina de no saber el porque me hizo eso. Porque jugó conmigo a pesar de lo mucho que luché por él, de todo lo que le dí, tiempo, apoyo, abrazos, paciencia. Sabiendo que me hacía daño y aún así decidió ser un cobarde y no ser sincero para dejarme estar en paz conmigo misma y poder seguir adelante. Aún así soy fuerte y lo haré, me levantaré del suelo todas las veces que haga falta.
Para concluir, agradecer a todas esas personas que me han ayudado tanto, que han estado ahi aguántandome todos los cambios de humor, los tropiezos, el mal humor, mis idas y venidas con este tema. Miranda, Belen, Fran, Javi. Gracias por todo.