viernes, 4 de julio de 2014

Aquellas cosas que pasan por mi cabeza cuando pienso en ti

Hace ya algunos días que estoy un poco melancólica. Será el verano que parece que ves más parejas de lo normal y para alguien que está soltero puede ser a veces algo asqueante.
La percepción de las cosas cambia según el estado de cada uno y a mi desde hace un tiempo ciertas muestras de cariño o cercanía de parejas me crea rechazo. Una especie de "puaj" o que empalagosidad... quizás sea una especie de mecanismo de defensa. El no recibirlo haga que para no sentirme necesitada de ello lo rechace al verlo de otras personas.
No me malinterpretéis. No es que no quiera que las personas que están a mi alrededor no sean felices, ni que no me alegre por los que tienen la suerte de tener a alguien especial a su lado. Sencillamente me incomoda en momentos puntuales.
Y hace unos días conocí a un chico que me llamó la atención. De esos que te despiertan el interés y te dejan con las ganas de más. Así que empezó a despertarse en mi una ilusioncilla, unas ganas de ver que tal seguía la historia o la amistad o lo que fuera.. para descubrir que justamente es alguien que apenas entra con la consecuente desilusión por mi parte.
Seguramente pensaréis que no importa si no se ve a alguien todos los días. Que se puede estar conociéndose en un poco a poco y que hay que ser paciente en algunas cosas. No lo niego.. pero supongo que soy de esas personas que necesitan un poco de atención. Que para una vez que alguien me gusta un poquito quisiera verle algo más que dos veces por semana media horita.
Creo que estoy en un momento en el que de aparecer algo quisiera que fuera con fuerza. No quisiera verle a todas horas.. pero un poquito por las noches, compartir un par de horas, charlar, reirnos.. no estaría mal. Quizás pido demasiado, es posible.
Y con esas reflexiones inevitablemente siempre siento esa sensación en mi estomago cuando sigue estando él en mi cabeza. Sé que no le olvidaré. Siento que me ha dejado una gran marca y tampoco es que haya desaparecido totalmente de mi vida virtual. Me pongo triste porque le echo de menos. Y no me resulta fácil. Es duro saber que no dejaré en él la misma huella que él ha dejado en mi. Ver siempre un destacados de otra persona y ser consciente de que no llegaré a formar parte de eso. Seguramente siendo sencillamente aquella persona que aprecia pero por la que no ha conocido en el mejor momento de su vida.
Me siento algo tonta y estúpida. Y siento que sigue persiguiéndome la misma suerte con aquellas personas que creo que podrían ser importantes para mi ( y lo son solo que se quedan en aquello que podría ser pero no es). Aquella mala suerte que hace que esten demasiado ocupadas, o elijan a otra persona, o estén ya con otra...
No olvido eso de que lo que tiene que ser será y que si no es, es porque no tiene que ser. Así de sencillo, no hay que darle más vueltas. Pero hay días que resulta jodidamente difícil de aceptar. En fin.. paciencia que todo llega..

No hay comentarios:

Publicar un comentario