domingo, 16 de febrero de 2014

Carta de "Esperando por siempre"

Hoy quería haceros un regalo. Escribiros una carta de una película y que en mi opinión es preciosa, casi perfecta. Que mejor que en estos días para compartirla:
"Querida Emma,
esas dos palabras "querida Emma" me transportan a otra época cuando nos escribíamos después que murieran mis padres. Yo te contaba de mis nuevos amigos y mi nueva vida y tu me decías que mis padres tenían una gran vida en el cielo. La verdad no es nada. Lo que tu crees que es verdad lo es todo. Y lo que yo creía es que iba a estar contigo para siempre. Para siempre.
He tardado tanto en escribirte porque he visto que he sido un tonto. Me pasé la vida engañándome. Todas las cartas que te he escrito han sido de amor. Como podrían haber sido de otra cosa?
Ahora veo que todas excepto esta, fueron cartas de amor malas. Las cartas malas suplican amor. Las cartas buenas no piden nada. Es un placer anunciar que esta es mi primera carta de amor buena porque tu ya no tienes que hacer nada. Ya hiciste todo. Tengo suficiente de ti en la mente para toda la eternidad. Así que, porfavor, no te preocupes por mi. Estoy de perlas, de verdad. Lo tengo todo. Si me conceden un deseo sería que la vida te brinde un poco de felicidad que tu me has brindado y que sientas lo que es amar.
Tu amigo para siempre, Will."


San Valentín

Nunca he sido muy fan de este día. Cuando he estado con pareja no ha sido un día realmente especial. Almenos no le he dado la importancia que le dan muchos. Si dijera que no he dado sorpresas o que no lo he celebrado alguna vez estaría mintiendo, pero para mi era un día más, una excusa más.
Siendo sinceros, cuando se está enamorado, cualquier ocasión es perfecta para tener algún detalle y aunque nos empeñemos muchas veces muchos de nosotros en negar que nos encantan las sorpresas, siempre nos encantan los detalles cargados de romanticismo.
Pero ha sido estando soltera cuando le he cogido a este día de corazones y cupidos un "odio" importante.
No miento cuando digo que sinceramente me da igual que sea San Valentín o el día del amor eterno. Para mi sería un día más. Y sería así de no ser porque durante más de un mes ves corazoncitos por todas partes. Bombones y champagne. Ofertas especiales de fin de semana y mucho más. Todo bastante soportable hasta que llega el día en cuestión.
Pongámonos en la situación de que estás en unos días sensibleros, vulnerable. En ese estado tontorrón e insoportable. Entras en las redes sociales y todo es amor, mensajitos empalagosos, cancioncitas sensibleras y fotitos de besos, abrazos, arrumacos y "te querre para siempre forever and ever".
Así que pasas el día asqueado, sin querer ni asomar por ningun sitio porque todo es amor, amor  y amor y más amor... así que lo único que quieres es que pase de una vez ese día y no veas por todas partes parejitas encantadas de conocerte mientras tu estás sad total.
No me engaño, y en parte también es envidia, porque quieras o no y aunque no me considere alguien empalagoso ni excesivamente cariñosa estos días nos afectan a todos de algún modo.
Espero que aquellos que disfrutéis del amor pasaseis un día especial y que no espereis días específicos para tener detalles con vuestras parejas, que cuando más se aprecia un gesto es cuando menos se espera.
Y para los solitarios como yo, que los días malos pasan y que las malas rachas no son eternas. Así que a sonreir que solos no estamos tan mal.
Feliz día de San Valentín!