domingo, 30 de marzo de 2014

Eres


Te das cuenta como el tiempo y seguramente todas las circunstancias que has pasado te han hecho más dura. Ves una película donde te identificas con la protagonista y te ves reflejada en esa personalidad. Dando constantes negativas y siendo algunas veces borde esperando que esa otra persona esté lo suficientemente interesada como para ver a través de toda esa fachada que por dentro te mueres de ganas de que insista y que sepa encontrar la forma de llegar a ti donde hace tiempo que nadie llega.
Es entonces cuando sientes ese pequeño nudo en el estomágo, como si algo se encogiera dentro de ti y te sientes algo perdido, confundido. Por que todo tiene que ser tan difícil? A veces desearías que tan solo se tratara de una sonrisa, de una mirada. Y quizás en realidad sea así... pero no hay más que miradas perdidas, y sonrisas ya olvidadas.
Recuerdas aquella sensación de aquellos momentos vividos no hace tanto tiempo pero que ahora te resultan como si fuera hace un tiempo indefinido. Tan lejano que parece un sueño, pero que aún siendo un sueño te hace recorrer esa sensación por todo el cuerpo, esas cosquillas.
Él, ahí en aquel sitio, rodeado de gente pero a la vez era como si solo existiera Él y tu solo fueras capaz de mirarle sin poder apartar la vista. Como toda esa gente no se daba cuenta que era tan diferente del resto y como tu solo podías respirar aquel sentimiento que se despertaba cuando lo veías. Y cuando Él te miraba... y todo lo que había alrededor desaparecía. Ese efecto causaba... conseguía que parara el tiempo.
Estar cerca, delante de Él y notar su mirada furtiva, provocadora, recorriendo todo el cuerpo y como si con solo ese gesto despertara cada pequeño sentido.
Y ahora todos esos recuerdos acompañan tantos momentos la soledad, el silencio, la noche,... por eso es tan difícil, porque buscas revivirlo. Buscas esas sensaciones porque una vez vividas ya nada puede volver a ser igual, porque una vez sientes esa sensación única no puedes volver atrás. Y entonces, siendo consciente vuelves a ese estado de insensibilidad, vacío, la nada, esperando que algo vuelva a hacerte despertar mientras que simplemente eres.

Besos cortos

Hoy leí esto en un blog y me ha gustado tanto que tenía que ponerlo aquí.

"Besos cortos

No me he permitido nada, no me he permitido abandonarme a lo que siento, ni siquiera reconocérmelo, porque supe siempre que era imposible. Y ahora no debería permitirme echar de menos, pero lo hago. Nunca me concedí fantasear con cómo sería que me quisiera, como cuando piensas lo que harías si te tocara la lotería. Y por eso mi recuerdo favorito es el de aquella noche en que apoyó su cabeza en mi pecho y acaricié su espalda desnuda y me dijo que era la primera vez que hacía eso. Porque se pareció a ese espejismo que nunca me dejé tener, el de que hacíamos cosas así de simples en lugar de corretear por los laberintos habituales.
Y ahora es demasiado tarde para todo y no es que vaya a a servir de mucho que planee días futuros precisamente hoy que llueve tanto y ella está tan lejos, ni siquiera sé dónde.
Adoraba sus posturas de erizo, su mirada fluvial sobre las cosas, a veces sobre mí. Si me gustaba la manera temeraria en que encaraba el mundo era porque así es como quiero ser. Veía todos esos obstáculos incorpóreos que levantaba entre nosotros, pero me importaban una mierda en cuanto sonreía. Hacía que quisiera vivir cada minuto de otra manera, como si todos, uno a uno, contasen, porque contaban. No había días mejores que aquellos en los que veíamos una película cuidadosamente negociada, aunque me quedase dormido. Sobre todo si me quedaba dormido. Me hubiera pasado horas escuchándola. Yo siempre quería más. Me gustaban los besos largos y ella sólo los quería cortos."
 
Blog:  http://virgenyfurioso.blogspot.com.es/