martes, 5 de enero de 2016

Existes?


He empezado el año necesitándote. No sé bien como es posible añorarte sin ni siquiera conocerte, sin saber si en realidad existes. Quizás solo es un espejismo y me esté engañando a mi misma, dañándome con este pensamiento, pero no puedo negar lo evidente y es que me haces falta en estos días.
Siento este vacío dentro, como si tuviera un gran hueco del que necesitara de ti para llenarlo. Ando necesitando tu calor, tus abrazos, tu presencia.
Soy una persona capaz, o eso creo. He podido comprobar que puedo valerme por mí misma y estar sola, pero me haces falta.
Hace tiempo tengo esa duda de si tu también te sientes como yo. Si me esperas o si me has buscado. De si por la noche en la oscuridad y el silencio, te desvelas anhelando mi presencia en tu cama. Porque yo sí. Estoy impaciente por conocerte, teniendo estas ganas locas por verte.
Pero sabes? No tengo prisa aunque pueda ser contradictorio. Ojalá te conociera mañana, pero tengo esa calma de saber que las cosas buenas se toman su tiempo y que no voy a aceptar cualquier cosa, porque eres lo único que quiero, a ti.