domingo, 14 de septiembre de 2014

La vida es el ahora



Llevo varios días pensando en algo. En cuanto nos gusta quejarnos, en cuanto nos gusta ver el lado negativo de las cosas. Estamos rodeados de odios, de envidias, de desperdiciarlo todo.
Me paso los días observando constantemente a la gente, en mi vida diaria en las redes sociales, en cualquier parte y siempre es lo mismo. Gente que ve pasando la vida y nunca le parece suficiente, no es lo que creían que iba a ser. Se ven envejeciendo envueltos de mentiras, de fingir ser quienes no son y hacer aquello que no les apetece en vez de ser egoístas y escaparse a las islas paradisiacas a perderse de todo y todos.
Y me parece terrible. Es eso la vida? Estar siempre pensando en aquello que queremos hacer y no podemos?
Tengo clara una cosa y es que cada uno sabe sus propios problemas. Nadie puede opinar sobre la vida de los demás porque sencillamente no estamos en ella.
También he de ser sincera y decir que a mí también me encanta quejarme. Lo reconozco. Siempre estoy dando la vuelta a todo. Que si el trabajo, que si mi no casa, mi no pareja, mi falta de viajar… en fin… sí, siempre es tan fácil encontrar aquellas carencias de nuestra vida…
Pero se me pasa por la cabeza ya desde hace tiempo algo que estoy madurando poco a poco. El ser feliz con lo que tengo. La vida es ahora, lo que está pasando ahora. No podemos estar esperando que pase algo que la cambie. Quizás no cambie nunca… Y lo más terrorífico,… quizás se acabe en un instante… mañana o de aquí unos meses. Puede parecer un pensamiento negativo… pero no lo es.
Pienso que el vivir teniendo presente que la vida es efímera, que se nos está escapando de las manos y que seguro solo tenemos este momento hace que la vivamos de una manera distinta. Seamos conscientes de nuestro alrededor, saboreemos la vida tal cual es.
Muchos ante vuestros problemas me diréis que no es tan sencillo… y como he dicho no puedo ponerme en la piel de los demás, a entender sus problemas para pasar el mes, a encontrar trabajo, a superar enfermedades o la pérdida de un ser querido… etc…
Hay situaciones que escapan al alcance de nuestras manos pero abracémonos a cualquier cosa para seguir adelante. A ver que tenemos cosas maravillosas, a lo que nos brinda la naturaleza. El espectáculo de las nubes, a la lluvia, a los atardeceres.  Todo en sí es un milagro así que aprovechemos ese milagro, el ahora. La vida puede ser maravillosa.