lunes, 22 de julio de 2013

Quererme

En toda esta etapa que estoy atravesando tropiezo tras tropiezo voy avanzando intentado aprender, observar, saber aceptar tal y como están pasando las cosas y ser positiva. Reirme a pesar de todo aunque cueste horrores y no hundirme. Y caida tras caida levántandome me doy cuenta de la importancia de quererse. De lo importante que es valorarse uno mismo y aprender estar solo. Valerse por uno mismo.
Hay momentos de debilidad en los que sientes la tentación de ir a lo fácil, de buscar compañía para no enfrentarse a los miedos. No huir.
Todo este tiempo siempre me repito que debo estar sola. Que lo necesito, que esto lo tengo que pasar. Que no tengo que estar siempre dependiendo de otra persona para sentirme mejor conmigo misma. Pero es duro. Cuesta mucho.
Almenos sé que he aprendido que me quiero lo suficiente para no aceptar estar con cualquiera. Es cierto que me he cruzado con personas maravillosas, pero si algo no funciona no funciona, y si no se siente lo que se tiene que sentir ahí es donde hay que saber decir no. No es lo que quiero. Y con eso me siento orgullosa.
También he recibido rechazos. Y con ellos he seguido adelante, con el orgullo un poquito herido, pero convencida de que si fue así es por algo y dándome cuenta que no era tampoco lo que necesitaba. Que me precipitaba y me dejaba llebar por esa sensación de bienestar, por esa subida de adrenalina que algunos son capaces de hacerte sentir pero que en verdad, prefieren estar con otras personas antes que contigo, por lo tanto... no me merecen porque no me han sabido valorar.
Y luego los malos días son los peores. Esos en los que estas triste, por cualquier motivo o por ninguno en particular. Y si que es maravilloso ser fuerte, superar calquier momento malo por uno mismo pero siempre falta ese abrazo, esa compañía que te llena y que solo con apoyar el hombro, o con tenerle cerca todo se ve de otro color.
Pero estoy sola. Y he de apoyarme en mi misma y no dejarme llebar por este sentimiento porque solo es eso, un mal día. Me consuelo al pensar que todo me va haciendo más fuerte. Que todo este servirá para valorar mejor todas las pequeñas cosas que tengo y que para estar así hay que ser valiente, que no todos sabemos estar solos y no desesperar.
Soy una valiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario