jueves, 16 de mayo de 2013

STAY

Ya hablé en otro post sobre agradecer los buenos momentos que se nos brindan aunque no sean muy duraderos. Y en este post quería decir algo parecido. No sé si quizás soy de demasiado agradecer, aún me vayan las cosas como me van, que últimamente no levanto del todo cabeza,pero bueno... quería agradecer los días pasados. Pasa a veces el tiempo sin pasar nada realmente importante y de repente un día pasa.
Encontrarte con alguien que de repente sientes una conexión a otro nivel, en todos los sentidos y entonces entiendes porque con las otras personas te resulta tan difícil. Así debe ser, algo instantaneo, algo natural, que surja, que se sienta. Puede resultar confuso, puede ser difícil a veces de enfrentarte y más sin hay complicaciones por medio. Pero aunque tuvo su final, su punto y aparte, me quedo de momento con todo lo que sentí, todo aquello que despertó en mi que estaba dormido. Fue ... lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo y así lo viví, así de intenso, quizás por eso me superó. Sea como sea, me lo guardo para mi, en mi cajita de los momentos especiales. Y ahora a seguir como hasta ahora... con fuerza y sin mirar atrás. (prometo que lo intento)


No hay comentarios:

Publicar un comentario