sábado, 5 de abril de 2014

No puedo olvidarle


No puedo… no soy capaz de olvidarle. Me es imposible no tenerle en mi cabeza constantemente repiqueteando intentando llamar mi atención. Me insiste en que sigue ahí, en que no quiere abandonarme.
Lo sé… sé que es mi imaginación cruel torturándome por mis anhelos. Pero también soy consciente de que esta obsesión tiene sus razones. Nadie nunca me había hecho sentir como él. Seguramente muchos piensen que es lo que se dice siempre… es cierto… cada persona nueva con la que nos enganchamos pensamos que es la única, que nunca antes había sido igual.
Pero realmente esta vez lo es. Y no puedo quitarme su mirada de mi cabeza. La siento a cada momento recorriéndome. Siento la sensación de mirarnos fijamente. Le siento mirándome de arriba a abajo con cierto aire de provocación, obsceno. Su rostro serio pero diciéndolo todo con su mirada, haciendo que me sonroje de una manera casi obscena mientras tiemblo con la tensión de tenerle a apenas unos centímetros de mi.
Recuerdo como me hacía sentir, como sentía cosquillas en mi vientre cuando notaba su aliento en mi cuello y se acercaba a susurrarme cualquier cosa. Y tampoco puedo olvidar sus manos, quemándome la piel cuando me rozaba tan delicadamente que me tomaba por sorpresa porque aparenta todo lo contrario.
Conseguía alterarme de una manera sorprendente. Sabía perfectamente cómo ponerme nerviosa. Como mirarme. Sabía cuando estar en silencio. Y con esos silencios cuantas cosas se sentían, y cuanto nos decíamos. Yo agachaba la cabeza y me mordía el labio constantemente siendo mi mayor delator. Eso y mis mejillas. Y si.. mi boca.
Mi respiración acelerada por simplemente por tenerle ahí tan cerca. Y como apenas conseguía disimular el temblor de mi cuerpo. Como conseguía hacerme sentir tantas cosas con tan poco. Ese hombre de verdad sabía crear momentos llenos de tensión sin ni siquiera tocarme. Quién más es capaz de eso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario